martes, 17 de marzo de 2015

Rulado II; continuación


  • Introducción:
Como hemos podido leer en la entrada anterior el rulado es un trabajo agrícola bastante beneficioso. Sin embargo debemos hacerlo a cada siembra en su momento y en las mejores condiciones. De eso es lo que trataremos esta entrada, distintos cultivos y condiciones ambientales. 

  • Cultivos:
En el caso del cereal el rulado puede llevarse a cabo tanto tras la siembra como cuando ya esta nacido, sin embargo debemos tener cuidado, cuando el cereal ya tiene formado la caña se hace mucho daño y por lo tanto debemos hacerlo cuando el tamaño no supere los 15 o 20 centímetros. Lo aconsejable es tras el aporte químico de urea y nitratos.

En el caso de leguminosas como guisantes, altramuces o garbanzos el rulado suele ser tras la siembra. Es la única forma en la que no se producirá daños en la siembra. También es posible hacerlo cuando ya hayan nacido, pero en este caso deberemos evitar que estén muy desarrollados, cuanto mas pequeño menor daño se ocasiona.

En el caso del girasol la única forma que es viable es tras la siembra. En el caso de siembras con maquinas de aire es mas que aconsejable su rulado ya que asi apretara la tierra y protege la semilla facilitando mucho el nacimiento y dificultando la perdida de humedad.

  • Condiciones ambientales:
El rulado siempre debe hacerse a partir de que levante la mañana, ya que el rocio hara que la tierra se pegue al rulo y se embole, es decir se cubra de tierra, con lo que ocasionaremos muchos daños. El terreno debe estar oreado, es decir que no este mojada la tierra, ya que igual que en el caso anterior el rulo no hara buena labor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario